6 ago. 2010

Cuando te preguntas por qué y no tenes respuesta no hay paz, te sentís caer al vacío, no hay pregunta que duela más que por qué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario